Un lector nos hace llegar su preocupación ante el panorama actual del ciclismo profesional español y sobre todo por su pobre futuro y falta de equipos.

Leo esta semana que el joven del Movistar, Beñat Intxausti, ha ganado la Vuelta a Asturias. En esa misma carrera, su compañero de equipo, otro joven prometedor, Jesús Herrada, ganaba una de las etapas. Con esta victoria, el Movistar cuenta por victorias casi todas las pruebas ciclistas del calendario español. De memoria, me salen Vuelta a Andalucía, Vuelta a Murcia, La Rioja, Klasika Primavera, Castilla y León… No hay nada que reprochar a la escuadra de Eusebio Unzué, salvo que apenas encuentra rivales de nivel en las competiciones domésticas y que su hegemonía pone de manifiesto que el ciclismo español está en horas muy bajas.

En Arueda.com queremos saber qué opináis sobre todo aquello que os interese relacionado con el ciclismo. Podéis enviar vuestras cartas a
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla
, asunto “Cartas al Director”. Los textos no deben exceder de 3.000 caracteres con espacios”.


Es cierto que tenemos grandes estrellas actualmente: Valverde, Samuel Sánchez, Freire, Luis León Sánchez, Purito Rodríguez, Flecha… pero prácticamente todos ellos bordean o superan ampliamente la treintena y el relevo se presume lento y complicado. Pero más allá del nivel individual de nuestros corredores, me preocupa mucho más la falta de equipos profesionales. Si hace no muchos años, España contaba con varios equipos en la élite, desde hace dos o tres temporadas sólo contamos con el Movistar y el Euskaltel. El primero es, sin duda, una de las escuadras más potentes del pelotón internacional; el Euskaltel en cambio viene siendo discutido por el desembolso que tiene que hacer su principal patrocinador –el gobierno vasco– y su futuro es más bien incierto. Tras ellos, prácticamente el páramo de la supervivencia, el ganarse las habichuelas día a día y con infinitas dificultades como es el caso del Caja Rural que, al menos por este año, podrá estar en la Vuelta a España.

Deslumbrados por los éxitos de Alberto Contador y algunos otros, lo cierto es que el ciclismo español agoniza. Sus triunfos son puestos en tela de juicio desde el extranjero, pero lo que realmente asusta es la falta de jóvenes promesas. Me sorprende que desde los medios y, sobre todo, desde la federación española apenas se haga nada para remediar esto. Desde hace años, se vive de rentas y éstas se están agotando a marchas forzadas.

Como ejemplo a lo que comento aquí, diré que llevo tiempo examinando el resultados de las categorías inferiores en los mundiales y demás pruebas de prestigio y cuesta mucho encontrar una medalla o un éxito destacable de algún corredor español que apenas supere los 20 años… obviamente, ni hablar de victorias. Aunque no lo parezca, lo cierto es que el panorama del ciclismo español actual es bastante gris y su futuro más bien tirando a negro. Me da pena.

Un saludo,

Gorka Márquez (Barakaldo, Vizcaya)

Arueda.com