Mejora tu técnica de pedaleo en Bicicleta – Ofertas Bicicletas

 

ofertas-bicicletas-1

Ofertas bicicletas

Uno de los aspectos más importantes del uso de la bicicleta es el pedaleo. Aunque pueda parecer algo realmente sencillo, existen diferentes técnicas que nos ayudaran a mejorar nuestro pedaleo, y que sin duda marcarán la diferencia entre ir muy rezagado o ir marcando el ritmo de la marcha.

Técnica de pedaleo en Mountain Bike

Cuando montamos sobre nuestra bicicleta de montaña, no debemos ir siempre con una relación de plato grande y piñón pequeño para ir más rápido. Tenemos siempre que adaptarnos al terreno, y usar una relación de transmisión que nos permita superar los posibles obstáculos que puedan estar acechando en la siguiente curva. De este modo conseguimos mantener un buen ritmo y no agotar inútilmente la energía de nuestras piernas.

En las paradas y arranques tampoco podemos comenzar con una relación dura de transmisión, ya que en cuestión de minutos nos agotaremos. Por lo tanto, si seguimos estos simples consejos, en poco tiempo lograremos dominar una buena técnica de pedaleo que nos permitirá ir más rápido utilizando las mismas relaciones de transmisión de nuestra Mountain Bike que usamos ahora.

Suave, suave. Sin pisotear

Si somos novatos o estamos comenzando en el Mountain Bike, probablemente estamos pisando con demasiada fuerza los pedales hacia abajo. Nos limitamos a empujar el pedal hacia abajo en cada pedalada, siendo esto bastante incorrecto.

Imaginar que cada golpe de pedal es un círculo completo. Imaginar que vuestras piernas son las agujas de un reloj. Imaginar que detrás vuestro viene un dinosaurio hambriento dispuesto a masticar carne fresca y acto seguido, aplicar los siguientes consejos:

Sigue el círculo. Si cada golpe de pedal es un circulo completo, trata de empujar y tirar del pedal siempre como si quisieras sacarlo del círculo. Con el pedal arriba, empuja hacia abajo siguiendo la rotación de la biela. Los cuadriceps y los glúteos de tus piernas se encargarán de ésto. Con el pedal abajo, empuja hacia atrás levantando el tobillo para que los dedos arrastren el pedal; conseguirás hacer fuerza en el mismo sentido que el pedal. Los isquiotibiales y gemelos de tus piernas te ayudarán.

Cuando el pedal tiene que subir de nuevo, un error muy común es arrastrar el pedal hacia arriba con fuerza. Esta práctica es incorrecta y nos puede causar dolores, lesiones, y varios problemas más. Tan sólo tenemos que acompañar el pedal hacia arriba, marcando la circunferencia, mientras la otra pierna se encarga de empujar nuevamente el otro pedal hacia abajo. Explicándolo de una manera más práctica: tenemos que levantar únicamente el peso de nuestra pierna. Ni más, ni menos.

Pedalea siempre intentando conseguir que el pedal marque un círculo completo. El uso de pedales automáticos es muy recomendable para conseguir un pedaleo redondo más efectivo.

Rodillas arriba. Otro punto importante que nos ayudará a conseguir una buena técnica de pedaleo es fijarnos en nuestras rodillas. Levantar las rodillas más alto y más rápido es síntoma de un pedaleo más eficiente cuando arrastramos los pedales. De esta manera, movemos eficazmente los pedales en una rotación abajo-arriba perfecta. Esto no quiere decir que tengamos que hacer fuerza para levantar las rodillas, sino concentrarnos únicamente en realizar conscientemente una vuelta completa de pedal, sintiendo como empujamos y arrastramos el pedal en toda la circunferencia.

Mejora la cadencia. La cadencia de pedaleo dependerá en gran medida de las zonas que debemos atravesar con nuestra bicicleta. Si son zonas muy técnicas o de escasa tracción, la cadencia será baja. Pero al margen de las zonas que atravesemos, pedalear con lentitud es sinónimo de una forma física floja, con un mayor esfuerzo cardiovascular.

Cuando nos encontramos en uno de esos momentos flojos y sin ganas, resulta más eficaz pedalear con un desarrollo fuerte (plato grande y piñones pequeños), para que predomine el trabajo muscular. Si elevamos la cadencia de pedaleo reduciendo el desarrollo, elevaremos también nuestras pulsaciones a pesar de que el desarrollo sea más suave. de esta manera nos fatigaremos antes y nuestro entrenamiento se convertirá en un quiero y no puedo.

Conforme vayamos mejorando la forma física y la técnica de pedaleo se torne más eficiente, apreciaremos que nuestra cadencia va aumentando progresivamente, reduciendo el esfuerzo muscular y permitiéndonos rodar más kilómetros cada vez en menos tiempo.

Ofertas Bicicletas